//
you're reading...
Uncategorized

ENTREVISTA CON ARIEL AMEIJENDA, MAESTRO LUTIER URUGUAYO.


Maestro Ariel Ameijenda en su taller de Montevideo, mayo, 2011. Foto epc

version full sin editar

por Eduardo Paz Carlson para El Observador Entrevista realizada el 6 de mayo, 2011

En el mes de mayo el Maestro Ariel Ameijenda (48) cumple 30 años de lutier profesional.
Su padre, el prestigioso Maestro Lutier Manuel Ameijenda, le enseñó los secretos del ancestral arte de la lutería. Los mejores guitarristas uruguayos utilizan sus guitarras: Eduardo Baranzano, Nicolás Ibarburu, Víctor Gómez, Sergio Fernández, Patricio Echegoyen, entre otros.
Es miembro de la Guild of American Luthiers. Vende el 70% de su producción al exterior.
Ganador de un Florencio por la música para teatro de la obra La Reina de los Bandidos (1998) de Sara Larocca.

Maestro, lo primero que llama la atención en su taller, aparte de las guitarras colgadas y las herramientas de todo tipo, es un plano que tiene pegado a la pared. Parece el plano de una casa o un puente. ¿Qué es?

Maestro Lutier,Manuel Ameijenda, década de 1950

Eso es “el plano” de una guitarra. Es la guitarra Hermann Hauser de 1937. Esta guitarra fue la que acompañó durante más tiempo a Andrés Segovia.
Tengo varios planos de Hauser. Me motiva ver el plano, es como una inspiración pero también un compromiso de calidad. Pero también tengo planos de Antonio De Torres que fue el lutier español emblemático que le dio la forma y la estructura actual de la guitarra clásica que con muy pequeñas variaciones se mantiene tal cual desde 1860 aproximadamente.

¿Se puede decir que la guitarra que todos tocamos hoy es la guitarra de Torres?

A Torres se lo considera un lutier del período romántico pero fue el que hizo el quiebre que tuvo la guitarra desde fines del barroco hasta ese momento. En torno a 1860, De Torres hizo una síntesis de todo lo anterior y creó el concepto de guitarra actual, un modelo insuperable. El compositor y guitarrista español Francisco Tárrega utilizó la guitarra de De Torres. Tárrega formó a grandes maestros de fines del siglo XIX que plasmaron la técnica que se puede decir que aún hoy es la que rige.

¿Se puede decir que este modelo de de Torres ayudó a popularizar la guitarra?

El modelo de De Torres ayudó pero también fue el período romántico que provocó un gran auge de la guitarra española y que la transformaron en un icono de todo lo español. También estaba el nacionalismo musical. Estas dos concepciones que se funden una en la otra le dieron a la guitarra la oportunidad para expandirse expresivamente como nunca antes. Tanto en el Renacimiento como en el Barroco, la guitarra ya había comenzado a hacerse popular pero nunca alcanzó el nivel de influencia que obtuvo con la guitarra de De torres y los movimientos de fines del siglo XIX. La construcción guitarras pasó por momentos de mucho auge, en Italia y Francia, incluso muchas guitarras de esos países fueron más prestigiosas que la españolas. Pero se puede decir que, a pesar de eso, España se mantuvo siempre como la gran fuente de lineamientos para la fabricación y perfeccionamiento de la guitarra clásica.
Ya en el siglo XX compositores guitarristas españoles como Miguel Llobet y Emilio Pujol o el inigualable paraguayo Agustín Barrios Mangoré dieron gran impulso a guitarra clásica. Y de los guitarristas, Andrés Segovia fue uno de los ejecutantes que más ayudó a los lutieres a perfeccionar el instrumento

Usted es, además de Lutier, docente y divulgador de la historia de la guitarra.

Como investigador de todo lo referente a la guitarra me apasiona divulgar su historia. Estudié 4 años musicología en la escuela universitaria de música a principios de la década de 1980. Luego continué investigando por mi cuenta y ahora es un placer para mi volcar mis conocimientos a otros guitarristas y lutieres y a la universidad misma que tanto me dio en mis años de estudiante.
Por suerte en Uruguay tenemos a muchísimos guitarristas de gran calidad. La gente ama a la guitarra, se identifica con su sonido. Pero en el sistema educativo de nuestro país faltaba una materia que se ocupara de esta historia. El año pasado se me ocurrió crear un curso sobre la historia de la creación de la guitarra clásica que todos tocamos hoy. La presenté a las autoridades de La Escuela Universitaria de Música y ellos la aceptaron. En el país es única y según me han informado colegas tampoco existe en las universidades de región una materia que aborde a la guitarra desde el punto de vista de su construcción.

¿Hay que ser estudiante avanzado de guitarra para asistir?

Este curso (un semestre), “La guitarra, la evolución de su construcción del Renacimiento hasta nuestros días” es una materia optativa para los estudiantes de las distintas licenciaturas de La Escuela pero también es apta para cualquier persona que le interese el tema. Es de asistencia libre y, obviamente, gratuito. No hay necesidad de anotarse o inscribirse. Es el fruto de 25 años de investigación. He tenido la suerte de viajar a muchas convenciones y seminarios de guitarra en todo el mundo y de cada viaje trago libros, ideas, nuevas experiencia y teorías que comparto con mis alumnos. Pero también aprendo de ellos ya que muchas veces, aparece en clase algún estudiante que trae nuevas ideas o puntos de vista interesantísimos tanto para mí como para los otros alumnos. Exploramos todas las ideas.
Es una experiencia muy enriquecedora. Va los lunes de 18:30 a 20:30hrs.

¿Cómo es el trabajo de un lutier?

Yo produzco entre 12 y 14 guitarras al año. Es la producción promedio de los lutieres con cierta trayectoria a nivel internacional. Hay un escalón, un paso que si uno lo da ya se corre el peligro de estandarizarse. Después de 12 guitarras si se hace un salto a 24, por ejemplo, en algún lugar se puede caer en la comodidad de hacerlas todas las guitarras idénticas como salidas de una fabrica. Un lutier se concentra a fondo en cada instrumento crea y es por esta razón que más de 14 al año ya no es aconsejable. Por lo tanto lo normal tener cierta lista de espera. En mi caso quien me encarga una guitarra hoy tiene que esperar 6 meses. Esto permite también que el cliente elija el material, el diseño de la roseta. En el caso de la roseta, (el adorno de la boca de la guitarra), lo hago yo también, y eso lo hace único para cada cliente. Lo mismo sucede con los otros pequeños detalles de la ornamentación.
Cada lutier apunta un determinado sonido que lo caracteriza.

Un cliente del exterior se guía por comentarios de otros clientes. ¿Pero durante el mes que demora la construcción el instrumento usted se comunica con él?

Más del 70% de las guitarras que vendo se venden al exterior. Así que me contacto con los clientes es telefónico, por mail y a través de mi página web. Se da el caso que estoy construyendo guitarras par personas que no conozco, que nueva vi físicamente. Para mí es muy raro hacer una guitarra para alguien que no tiene rostro.

¿En estos momentos está trabajando en alguna guitarra importante?

Acabo de terminar una guitarra que voy a llevar a Alemania al Iserlohn Guitar Symposium que es uno de los festivales más prestigiosos del mundo de la guitarra. Lo organiza una guitarrista muy famosa llamada Dale Kavanagh que aprecia mucho mis guitarras y que fue quien me invitó. La guitarra que llevo a este festival es para exhibir, no fue comisionada por un cliente.

Y también para la una guitarrista y musicóloga de Rio de Janeiro que se llama María do Céu que se ha especializado en tocar choros clásicos, eruditos.

¿Es necesario tener cierta empatía con el cliente?

Prefiero conocerlo personalmente, captar su personalidad, charlar de guitarras. Es bueno conocer a tu cliente, saber lo que ama del sonido las guitarras. Pero mail va mail viene de apoco se va estableciendo una comunicación, se genera un vinculo. Luego, cuando reciben el instrumento les pido que me envíen una opinión que luego publico en mi sitio. Para mi e s mi mejor carta de presentación. Las opiniones de mis clientes que muchas veces son guitarristas conocidos provoca un sentido de confianza en mi trabajo que anima a nuevas clientes a contactarme. Para la gente que me encarga guitarras desde lugares remotos (por ejemplo, Escocia, Colombia, Alemania, España, etc.) les ofrezco a traves de una sección del sitio web la posibilidad de seguir paso a paso la construcción de su guitarra. Cada 2 días publico una o 2 fotos de la guitarra que estoy construyendo así el cliente sigue paso a paso la evolución de su instrumento. Los clientes quedan bastante fascinados con el trabajo. Que yo sepa, ningún otro lutier hace esto.
Se establece una confianza mutua y virtual. Es una confianza paralela a la real digamos pero tan fuerte como ella. Términos siendo amigos. Nos une el amor a la guitarra. Es fantástico.

¿Se puede escuchar una guitarra y reconocer a su lutier?

Bueno, se puede… pero hay que ser un gran conocedor. Los guitarristas en general, son quienes más perciben las diferencias entre lutier y lutier. Por ejemplo, en la actualidad hay lutieres que tienen un sonido característico que el oído entrenado puede distinguir: las guitarras Daniel Friedrich en París usadas por Eduardo Fernández y Avaro Pierri-, dos grandes guitarristas uruguayos; las guitarras del australiano Greg Smallman utilizadas por John Williams, el español José Romanillos en Inglaterra. También las guitarras del fallecido Francisco Manuel Fleta de Barcelona que aún hoy tienen una impronta y un sonido inconfundibles. Es natural que después de un mes de trabajo aproximadamente con determinada técnica, con determinada formalidad, en un instrumento cada lutier logre un sonido que lo identifique.

¿Hay una guitarra Ameijenda?

¡Por supuesto! Todos los comentarios de mis clientes se parecen, eso significa que mis guitarras tienen un sonido que las caracteriza.

¿El sonido de una guitarra se puede catar como se cata un vino?

Es lo mismo que con los vinos. Cada guitarra suena diferente. En cada instrumento se mide: el volumen, el “sustain” ( que es cuanto mantiene el sonido), el color ( que es algo un poquito más subjetivo pero que se refiera a como están formados los armónicos del sonido), la comodidad el instrumento, la dinámica que es la posibilidad que tiene un instrumento a responder a un ataque más pronunciado del sonido), o sea, que s e puede tocar un pianísimo y se distinga perfectamente que se pueda atacar fuertemente y casi no tenga limite como un Ferrari que no para de acelerar y finalmente, otra característica muy importante: el balance que es que en todo el registro suene parejo.

¿Qué define su sonido?

Es muy balanceado. Se comporta de igual manera en todas las zonas del diapasón. Los agudos son cristalinos y brillantes. Los bajos son profundos y con muy buen color. Y muy buen sustain y dinámica. Son características que cualquier guitarrista va a buscar. Si el guitarrista la exige, la guitarra responde.

¿Cambia la guitarra según el estilo de música que toque el guitarrista, o sea hacer una guitarra para un rockero es diferente que para un jazzista o un clásico o un folklorista?

Depende del lutier. Yo mantengo mi sonido. Lo que puede ocurrir que según los materiales cambien algunas sonoridades. Por ejemplo: el Red Cedar (Thuya plicata) que tiene un sonido con más formantes y que por lo tanto es un sonido más redondo que en general gusta más a primera oída. O el abeto (Picea excelsa) que tiene un sonido mucho más definido y claro.

¿Se utilizan materiales nacionales, maderas de árboles autóctonos?

Autóctono, de monte criollo, lamentablemente… no hay nada apto. Pero sí estoy usando y con mucho éxito, un material crecido en Uruguay pero el +árbol originariamente es australiano que es la acacia negra. Es una madera fantástica, dura y con una elasticidad fuera de serie que le da una manera de “escupir” el sonido hacia afuera que es único. El fondo de la guitarra de acacia negra es magnífico, muy vibrante. Además tuve la posibilidad de elegir el árbol en el Departamento de Rocha, cerca la Barra de Valizas, donde veraneo. Una mañana brillante de enero lo encontré. Venía buscando un árbol como ese. Y como soy amigo de un aserradero de la Castillos conseguí que lo cortaran con el corte adecuando para construcción de instrumentos musicales que no es cualquier corte. Fue todo un verano de estar vacacionando y a la vez, cada pocos días, darme una vuelta por el aserradero y ayudarlos a cortar. Pero una vez cortada la madera, tuve que esperar tres años para que pudiera estacionarse para estar pronta para transformarse en guitarras.

Entonces ahora, ese árbol de Rocha “está sonando”.

Claro, no está muerto, está sonando en guitarras y tiene un éxito increíble. Mandé una guitarra a Colombia y el dueño está encantado.
Hace pocos días recibí la opinión de hernán Gutiérrez, compositor y guitarrista mejicano.
La suya es de acacia negra, que tiene unos colores increíbles. La recibió de noche y me comentó que estaba deseando verla a la luz del día. Cuando la vea, va a ser un momento mágico.

¿Y usted qué siente cuando la termina?

Y bueno, apenas la encordé la guitarra ya se va asi q que no puedo disfrutarla. Con mis primeras guitarras sentí como un desprendimiento pero ahora cuando lega ese momento ya estoy pensando en la siguiente

actividades y recuerdos

1- Constructor de Cajones

Aparte de guitarras usted construye Cajones, muy sonoros…

Me acaba de llamar desde New York mino cinelú un percusionista y multi-instrumentista francés que fue percusionista de Miles Davis, Sting, Joe zawinul, Gong, etc. Está preocupado porque s e le rompió el frente de uno de mis cajones. Mi contacto con los clientes se permanente y por suerte con el tiempo terminando siendo amigos. En e este caso le enviaré ya 2 cajones que estoy terminando de construir junto a mi hijo Jamil, que es el maestro cajonero de mi taller. Estos cajones son especialmente para Mino.

2- Sitarista músicas colaboraciones.

Como sitarista usted editó discos y tocó con músicos muy distintos viajó a estudiar a la india.

Ser sitarista me marcó profundamente en lo espiritual. Pero en determinado momento me di cuenta que como lutier, el ser sitarista iba en detrimento de mi profesión y no por mí sí por el medio, la gente. La gente tiende a encasillarte. Piensa que si uno es sitarista no puede ser lutier. Y como el ser sitarista en Uruguay es algo que te marca y distingue mucho ser considerado lutier. Aun hoy para la mayoría soy el sitarista porque me conocen de mi disco Ofrenda con Nicolás Arnicho y nuestros ciclos de conciertos en el Planetario por ejemplo o recuerdan mis participaciones con tantrismos músicos uruguayos en todo tipo de bandas y géneros desde Renée Pietrafesa hasta Jorge Nasser. Obviamente esa experiencia musical me nutrío maravillosamente y me ayudó a ser mucho mejor lutier… Muchos me recuerdan por mis actuaciones en el trío sin nombre y muy delirante junto al inolvidable Maestro que fue Eduardo Mateo y al gran Urbano Moraes. Todavía se recuerdan nuestras presentaciones en el ya legendario Templo del Sol allá por la segunda mitad de los años 80tas.
Una experiencia psicodélica.
Pero confieso que para mi hoy, hacer música significa construir guitarras y cajones. Es un placer, un acto de amor igual que tocar en vivo. Estoy escuchando al instrumento antes de haberlo terminado de construir… estoy escuchando aquel árbol de Rocha que vibra en mis guitarras. Es una experiencia muy espiritual.

3- Mateo y Harutiun durante la dictadura

Mateo fue una persona que disfruté enormemente: Tal vez por la diferencia generacional y de diferentes etapas de la vida de cada uno hizo que la experiencia musical entre nosotros no durara mucho pero fue riquísima para mí. Durante 2 o 3 años nos reuníamos por lo menos una vez por semana a zapar. Mateo me ayudó a percibir más profundamente la música.

Y estaba también el misterioso Harutiun, un músico y contador de historias fascinante. Tocaba un instrumento armenio llamado Kemancha o Kamenchá o kamancha que es una especie de violín que se apoya en el muslo. El daba conciertos solo en el escenario con su instrumento, cantaba y relataba historias. Su repertorio iba desde canciones camperas populares rioplatenses y venezolanas hasta obras de compositores contemporáneos experimentales y aires armenios, impresionante. Un artista encantador. Era de ascendencia armenia y creo que “Harutiun” era un pseudónimo. Creo también le gustaba firmar Harutiun Kemanchift.
Harutiun gozó de cierta popularidad a comienzos de la década de 1980.

La Brogada de Narcóticos encarceló Harutiún y a Mateo. Estuvieron en condiciones muy duras.Estos dos grandes músicos uruguayos, 2 almas muy sensibles, fueron quebrados por los malos tratos en las cárceles uruguayas. Por fumar porros de marihuana, nada más. Hoy parece increible pero esa fue la razón… fumar marihuana.

Si, Al salir de prisión se encontraban mal. Y no volvieron a ser los mismos.
Mateo y Harutiun eran muy volados y muy amigos.

Usted también tocó con el guitarrista José Pedro Beledo

Beledo es un Maestro. Toqué y grabé con él un par de temas en su disco “Lejanas Serranías”. Beledo es uno de los grandes de la música  uruguaya de hoy.

4- PARA COMPRAR UNA GUITARRA AMEIJENDA:

Lista de Espera: 6 meses aprox.
Duración del proceso: constructivo: 1 mes
Intermediario: no, vende directamente en su taller de Palermo de mvdeo.

Sitio web: http://ameijenda.com/

Anuncios

Acerca de eduardo paz carlson

poeta, artista sonoro, collagista y periodista

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: